top of page
  • Foto del escritoricasellas

Eulàlia ramon en el faro de mara torres

Eulàlia Ramon Estrach ha estado en El faro de Mara Torres en Cadena SER y ha hablado de muchísimas cosas interesantes.



Eulalia Ramón, la Gataparda que nos ha acompañado en esta madrugada dedicada a Carlos Saura, es una grandísima apasionada de la fotografía y una de las estampas que guarda con más cariño es la de su tatarabuelo Matutano: "Guardamos en casa una foto de la fábrica con todos los trabajadores. Es una pena porque se separó y perdí la posibilidad de ser una rica heredera, que es lo que siempre he soñado". No solo eso, es su padre era de la burguesía de Barcelona y su madre una payesa del Ampurdán. Su abuelo tenía un hotel en las Ramblas, el Hotel Oriente, y alguna zapatería, pero se marchó a Venezuela y con ello se esfumaron todas las posibilidades de cumplir su deseo. "Abandonó a mi abuela y se jugó todo al póker", ha contado la actriz entre risas. Uno de los primeros trabajos que tuvo Eulalia fue de figurante. Se apuntó a una agencia y le salieron muchos anuncios: de zumos de limón, de magdalenas e incluso llegó a ser burbuja Freixenet: "Estoy muy orgullosa de ese anuncio y el rodaje fue impresionante porque fui burbuja acrobática". Mientras hacía sus primeros pinitos en el mundo de la actuación trabajó en una gestoría haciendo plusvalías, un trauma que le quedó para toda la vida: "Sentí que no podía esta toda la vida entrando por esa puerta y sentándome en esa silla, así que dije en casa que lo dejaba y que iba a probar a hacer lo que me gustaba". Se fue a Madrid y llamó a la puerta de las productoras más punteras de la época, entre ellas la de Berlanga: "Me acuerdo que llamé a mi madre desde una cabina y le dije que me sorprendía que todas eran del Partido Comunista, fíjate qué ingenuidad tenía entonces. Eran las siglas de producciones cinematográficas".

8 visualizaciones

Comments


bottom of page